Entradas Catacumbas París

Historia de las Catacumbas de París

Las Catacumbas, lugar de descanso final de 6 millones de parisinos, son una red subterránea de túneles y canteras de piedra del viejo mundo que se convirtieron en un cementerio durante los siglos XVIII y XIX. Las Catacumbas, una espeluznante pero célebre ciudad de los muertos, contrastan silenciosamente con las bulliciosas calles de París.

Historia de las Catacumbas de París

La historia de las catacumbas de París se remonta a la época en que las orillas del Sena estaban ocupadas por los antiguos romanos. La zona, rica en piedra caliza, se explotó desde el siglo I y sus piedras se utilizaron para construir la ciudad de París. Una vez agotadas las canteras, fueron abandonadas y olvidadas. Al continuar así durante siglos, se creó un laberinto de túneles bajo la ciudad completamente desordenado, lo que provocó numerosos desastres por derrumbes. Una serie de derrumbes en las minas en 1774, que comenzó con el derrumbe de una casa en la "rue d'Enfer", hizo que el rey Luis XVI nombrara una comisión para cartografiar y reforzar los túneles subterráneos.

Las Catacumbas ocupan sólo una parte de los túneles que se extienden durante miles de kilómetros bajo las calles de París. Estos túneles eran originalmente una gigantesca red de canteras de piedra caliza; cuando la ciudad se expandió y creció hacia el exterior, los túneles fueron abandonados, dejando atrás un laberinto de túneles subterráneos. 

Al mismo tiempo, los cementerios de París estaban desbordados. Las condiciones eran tan lamentables que los desechos de las tumbas se filtraban a las aguas de París. En el siglo XVIII, París tenía aguas residuales que inundaban las calles y que también contaminaban el agua. No quedaba lugar para enterrar a los muertos. Lo peor era el cementerio de los Santos Inocentes, que albergaba más de 2 millones de cadáveres. Para empeorar las cosas, en 1780, un muro del sótano de un edificio contiguo al cementerio se derrumbó por el peso de la fosa común que había detrás. 

En estas condiciones, se decidió trasladar los cadáveres a los túneles que había reforzado el rey Luis XVI. Entre 1785 y 1787, se sacaron millones de cuerpos en procesiones nocturnas.

En 1809, las Catacumbas, el nuevo hogar de los muertos, albergaban millones de cuerpos, procedentes de más de 150 cementerios. Los pasillos más grandes estaban revestidos de innumerables restos óseos y dispuestos en diversos patrones artísticos. Cada sala está marcada por una placa que menciona la ubicación de los cementerios y las fechas en las que los cuerpos fueron retirados y trasladados a las Catacumbas. Tras la Revolución Francesa, se decidió abrir las Catacumbas tanto para los dolientes como para los visitantes.

Estos túneles han desempeñado un papel importante en la historia de París, ya sea inspirando Los Miserables de Victor Hugo o sirviendo de base para la resistencia francesa durante la Segunda Guerra Mundial. Aunque la mayoría de los túneles han sido acordonados, las partes que ocupan las Catacumbas están abiertas al público. Los visitantes pueden comprar entradas para visitar el cementerio subterráneo, entrando por las puertas negras de la Avenida del Coronel Henri Rol-Tanguy y saliendo por un callejón residencial junto a una tienda de regalos.

Entradas Catacumbas de París

Catacumbas de París: entradas con audioguía

Entradas en el móvil
Confirmación instantánea
Más detalles +

Visita guiada a las Catacumbas con acceso especial

Duración: 2 h
Más detalles +